TRES APRENDIZAJES

TRES APRENDIZAJES

T

En este post de mi blog quiero compartirte 3 aprendizajes que adquirí durante 13 años de mi vida, y no tienen que ver con el aprendizaje académico o técnico, tiene que ver con ese aprendizaje que marca tu vida, que la hace girar y cambiar de rumbo. Lo dividiría en 3 grandes hitos de mi vida profesional, en los cuales obtuve el aprendizaje que me llevaron a hacerme las preguntas que me permitieron descubrir en sus respuestas quien soy, para qué soy y a dónde voy.

Tienen que ver con los 3 principales trabajos en relación de dependencia que tuve, en cada uno de ellos pase años de mi vida. Hoy veo a cada una de esas experiencias como el escalón necesario para estar donde hoy estoy, la experiencia necesaria que me inquieto a ir hacia un nuevo lugar, de cada uno de ellos me enamoré y estoy muy agradecida por la oportunidad y los lazos creados, pero hoy reconozco que estoy mucho más agradecida por el aprendizaje que me dejaron. Aquí te contare estos aprendizajes, es mi deseo puedan servirte para direccionar tu camino profesional o emprendedor, más que mi experiencia de vida, las preguntas que aparecieron en ese momento de mi vida, que hoy te las regalo a ti para que también puedas hacértelas.

EL PRIMER APRENDIZAJE: Haz algo que valga tu tiempo y tu vida.

Era mi primera oportunidad de un cargo de responsabilidad, al cual llegué después de mucho trabajo y de dar sin esperar, estaba feliz en una empresa de indumentaria femenina, en el mundo de la moda, ocupándome del área de administración y personal. Una mañana igual a cualquier otra, en la que no sabía que lección me tenía preparado el camino, vivimos una situación de robo dentro de la empresa donde 5 personas ingresaron a robar la recaudación y por ende fueron a mi oficina, yo estaba embarazada de 6 meses de mi primer hija, y vi en unos pocos minutos como mi vida podía irse, y junto a la mía la de mi hija. Felizmente sigo aquí para contar mi historia y acompañada de mi amada hija.

Esto me llevo meses de superar esa situación que para mí fue traumática, luego del robo entre en licencia y finalmente renuncié después de la maternidad. Y he aquí el primer Aprendizaje:

¿Eso que hoy estás haciendo vale la pena para poner todo tu esfuerzo, tu tiempo (que es tu vida)? ¿Vale el tiempo que dejas de estar con tu familia? ¿Vale la pena los riesgos que asumes? Si tu respuesta es No, entonces, CAMBIA!!!

EL SEGUNDO APRENDIZAJE: Busca tu paz, tu felicidad y encuentra tu propia voz.

Luego de la experiencia anterior, con mi hija ya de 1 año, retomé el camino profesional. Y nuevamente entre en la carrera de un rol de responsabilidad dentro de una fábrica metalúrgica, un mundo bastante masculino, donde éramos apenas 5 mujeres entre 70 empleados. Y debo hacerme cargo que en ese momento luche mucho por la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Todo mi esfuerzo y dedicación nuevamente puestos en dos áreas, en la Administración y en los RRHH, para que a comparación de otros pares masculinos en una sola área se me reconociera apenas la mitad, estuve mucho tiempo en esa falsa ilusión de estar en carrera, y me di cuenta que yo corría sola, el resto estaba bien dónde estaba, yo era la única que estaba corriendo. Y de tanto enojo empecé a resfriarme todos los meses, a quedarme sin voz, hasta que enfermé de Neumonía Atípica, no podía respirar!!! Luego del tratamiento, el reposo y entender que yo tenía el poder de decidir si continuar o no esta situación.

Y apareció el segundo aprendizaje: ¿Lo que hoy estás haciendo te da felicidad, o te resta felicidad? ¿El lugar donde hoy estás, aunque no sea aún donde quieras estar, te da más pasión o te la resta? ¿El lugar donde hoy estás te da más oxígeno a tu pasión o te quita oxigeno? ¿Hace que tu voz sea más poderosa o caya tus palabras? Si tu respuesta es No, entonces, MUEVETE DE LUGAR!!!

EL TERCER APRENDIZAJE: Entre tu vocación y tu oferta al mundo

Y llegué a mi última experiencia laboral en relación de dependencia, esta fue la estancia más larga en la que estuve, y quizás aquí aprendí el aprendizaje más importante, tal vez por ello me llevo más tiempo, no sabía el descubrimiento que me esperaba.

En paralelo que inicie este trabajo nuevamente como responsable en ambas áreas, inicie mi camino en el mundo del Coaching. Todo marchaba dentro del parámetro “esperado”, empecé una vez más una carrera (contra mí misma), sin embargo esta vez era un poco más ecuánime, yo daba esfuerzo y me daban beneficios (tiempo, flexibilidad, posibilidad de asistir a las reuniones de padres o actos escolares, trabajar desde casa cuando mi niña estaba enferma), y así seguía alimentando la comodidad del lugar en el que me encontraba. Certifique como Coach y empecé a poner lo aprendido en mi rol. Los años pasaron y llego mi segundo hijo, luego mi reincorporación post maternidad, retomar la carrera (hacia hoy no sé donde ni contra quien), estaba en mi salsa de la comodidad, quemando a fuego lento mi pasión, mi voluntad, mi perseverancia, mi inquietud, estaba cómoda, muy cómoda. No esperaba encontrarme con el gran quiebre que me tocaría vivir. Un compañero decidió abandonarnos en esta vida, y como responsable de recursos humanos acompañe a su familia a gestionar lo que necesitaba, y fui contención para muchos de mis compañeros, no podía parar de llorar, y de preguntarme ¿Qué paso, qué no vi? Fue una sacudida importante de estanterías. A los pocos días que ocurrió esta partida, tome un taxi y el chofer empezó a contarme una situación personal que lo tenía muy angustiado, y desempolve todo lo aprendido en el Coaching, con preguntas y reflexiones durante ese viaje, lo asistí a que pueda encontrar por sí mismo un camino de solución. Baje de ese taxi, y fue mi gran darme cuenta. Quizás él se llevó una solución a su angustia, pero yo me lleve el haberme encontrado. Y así llego el tercer aprendizaje:

¿Lo que hoy estás haciendo es para correr una carrera sola, donde solo vas tras tu propio beneficio? ¿Lo que hoy estás haciendo le da sentido a tu vida y a la de otros? ¿De qué manera estas aportando a este mundo? ¿Dónde hoy estas comparten tus valores fundamentales? Si tu respuesta es No, es hora de ir hacia un nuevo lugar.

Es así que con estas tres respuestas que encontré, que tomaron unos 13 años de mi vida, en el medio, entre cada una de esas etapas emprendí diferentes proyectos que no prosperaron, quizás porque por más que supiera de cómo llevar un proyecto adelante, de planes de negocio, de marketing, de cash flow, y cuantas técnicas y herramientas más, me faltaba lo más importante el aprender a encontrarme, el descubrir mi vocación, y encontrar en mi vocación la manera de ser una oferta poderosa para el otro. Abandonando la carrera de competencia, por ir hacia un lugar más maravilloso, la colaboración, el servir y en el trascender a mis propias necesidades, para simplemente dar y amar al otro a través de mí emprender.

Mariel Pesotto Coach Ontológico Profesional y Speacker Motivacional
Mariel Pesotto

Coach Ontológico Profesional y Speacker Motivacional

Si estás buscando coaching ontológico, contáctame ahora mismo. CLIC AQUI

SIGUEME EN:

 

También te puede interesar...

 

LOS 5 ERRORES QUE NO TIENES QUE COMETER EN TU EMPRENDIMIENTO

Coaching y Emprendedurismo Hoy elegí de hablar de este tema que tanto nos afecta a las emprendedoras, porque […]

LEER MAS

Dime dónde están tus acciones emprendedoras y te diré cómo está tu emprendimiento

Coaching y Planificación La Acción genera ser, y tu emprendimiento es como otro Ser que necesita ser alimentado […]

LEER MAS

TRES APRENDIZAJES

T En este post de mi blog quiero compartirte 3 aprendizajes que adquirí durante 13 años de mi […]

LEER MAS

Mi Camino a Emprender (Parte 1)

Soltar para Crear, Creer para Vivir Muchos de mis estudiantes, mujeres, hombres, emprendedores que asisten a mis capacitaciones […]

LEER MAS

Propósito

Esta primer entrada se llama Propósito, creo que detrás de esta palabra hay un gran sustento del para […]

LEER MAS