Mi Camino a Emprender (Parte 1)

blog-camino-emprendedor

Soltar para Crear, Creer para Vivir

Muchos de mis estudiantes, mujeres, hombres, emprendedores que asisten a mis capacitaciones me piden les cuente mi historia emprendedora como si la misma fuera una receta a seguir, siempre les digo que cada uno tiene su tiempo, su sueño, sus herramientas; este pedido se hizo más fuerte tras mi anterior post, por lo cual me hago cargo de ese pedido, es así que quiero compartirles mi historia emprendedora, lo que a mí me sirvió, como lo viví y los pasos que fui dando.

Ojala sean de utilidad para ti, para inspirarte, para motivarte, para que salgas de la zona de confort o pánico, y es mi deseo te sea de utilidad las sugerencias que aquí te comparto. Si a mí me sirvió, quizás a ti también, y nada mejor como compartir!

Ojalá seamos muchos más los que día a día se Despierten en este mundo emprendedor.

El Origen

Hace años que soñaba con ese momento en el que finalmente pueda elegir verdaderamente yo, y no mis mandatos, mis obligaciones, mi ego o lo que la sociedad dice que debería hacer, y dedicarme libremente a hacer aquello que me hiciera vibrar.

Fue un proceso de varios años el de descubrir este camino (lamento desilusionarte si creías que fue de la noche a la mañana como en el cuento de las habichuelas mágicas), no hay recetas magistrales que funcionen en todos de la misma manera, con los mismos resultados y en el mismo tiempo, como así tampoco los motivos por el cual emprender.

El camino no fue una ruta ni recta ni trazada de antemano en el que supiera el recorrido que haría (anteriormente en mi vida quise hacer esto, trazar el camino de antemano y los resultados no fueron los más alentadores, también tuve mis tropiezos emprendedores –tema para otro posteo jajaja-), simplemente se fue abriendo tras cada paso que fui dando. Como Coach di cada uno tras la respuesta a un interrogante, y más que la respuesta, fueron las preguntas las que me movieron hacia la acción.

El primer interrogante en mi camino con el que me encontré fue:

¿Ésta es la vida que quieres llevar por el resto de tus días? Esta fue quizás la pregunta que retumbó más fuerte y durante más tiempo en mi cabeza, fue la que quizás me llevó más tiempo encontrar la respuesta, casi 2 años fueron. Sabía que algo adentro mío me decía que No esa la vida que querìa vivir, pero también mucho de lo que había fuera de mí me decía que Sí (en ese momento creía que estaban afuera y no me daba cuenta que en realidad estaban dentro mío).

Durante mucho tiempo puse mi esfuerzo en el mundo exterior, en conseguir ese título, esas nuevas herramientas, esa nueva capacitación, ese nuevo ascenso, esa nueva cosa material que quería. Le dedique mucho tiempo y energía a ello, hasta que comprendí que el dinero era mi tiempo, y el tiempo se me estaba yendo en cosas que verdaderamente no me apasionaban, que el tiempo que le dedicaba a mis hijos y esposo no era el mejor ya que estaba muy agotada de competir para esa carrera exterior, que no me estaba regalando tiempo para mí.

Así llegué a encontrar que mi respuesta era un gran NO, acompañado de un resonante BASTA!!!

SUGERENCIA PARA ESTE PASO:

hazte esta pregunta en distintas semanas y no la sueltes por varios días, no te quedes con la primera respuesta, el cerebro es bastante cómodo y busca simplificar esfuerzo, y además está el avil ego que nos confunde todo el tiempo. Si algo no te cierra de la respuesta, es que la misma no es la indicada.

¿Cuál es la vida que quieres vivir? Ya había dado un gran paso tras encontrar la respuesta a mi pregunta anterior, ahora faltaba poder poner en palabras, en ideas, en sueños cuál era esa vida que si quería vivir con plena y absoluta elección mía.

Me tomo mi tiempo también esta pregunta, quizás un poco menos, fue sencillo conectar con lo que si quería, la epifanía ocurrió subida en un taxi, en un viaje luego de una jornada de trabajo, me encontré conversando con el chofer en una conversación de Coaching con él, y por lo que me expreso le sirvió mucho, él también se sentía abrumado por otras razones, quizás en este espejar me encontré.

Y dije, esto es! Quiero vivir mi vida siendo posibilidad para que otras personas puedan encontrar su camino de bienestar, y puedan sentirse menos abrumadas, más alegres, más felices.

Yo ya era Coach Profesional, hasta ese momento para mí era algo que estaba sumando en mi oferta como profesional en el Área de la Administración y los Recursos Humanos. Todavía en ese momento seguía perdida en la carrera exterior.

El Coaching me apasiono, me enamoró desde el momento cero, sin embargo una vez termine mi certificación, llego el pequeñín de la familia a nuestras vidas, las obligaciones, las preocupaciones, y los espejitos de colores que para mí eran el lograr llegar al podio en la carrera exterior, hacía que sigan en esta ceguera y sordera, porque no me estaba escuchando, no me estaba deteniendo a vivir la vida que si quería vivir.

Esa misma tarde me conecte con mi querida Escuela donde me certifiqué como Coach, necesitaba volver a ella, eran como tambores que me estaban llamando, y me recibieron con los brazos y los corazones abiertos.

SUGERENCIA PARA ESTE PASO:

Conéctate con tu vida, observa que cosas de las que conforman tu día a día disfrutas, y si no disfrutas nada de lo que haces, sal y haz algo que nunca hayas hecho. Piensa en tu vida qué cosas te han dado disfrute, y te han hecho vibrar. Allí encontrarás la primera luz hacia la vida que quieres vivir.

En este camino que quieres recorrer, ¿En qué eres buena/o?

Hasta el momento tenía muchas opciones de camino para elegir, con esta pregunta fui afinando el camino, y nuevamente en el mismo fluir con la vida, con el haberme conectado con la fuente de lo que me motivaba, y siendo oferta sin ninguna expectativa, me encontré con la pasión, descubrí que cuando hablaba con otros de Coaching, cuando podía enseñar a otros este mundo maravilloso mi corazón volaba.

Allí descubrí que mi espacio en el Coaching estaba en lo que a mi juicio estaba siendo buena, enseñar y entrenar a otras personas, en facilitar espacios de aprendizajes.

Voala!!! Pum!!! Ya lo tenía!!!

SUGERENCIA PARA ESTE PASO:

Si no quieres caer en una misma trampa del ego, chequea con tu entorno, con las personas con las que te relacionas, con las que te conocen muy bien y también con las que no te conocen tanto, y pregúntales, en que me reconoces que soy buena/o?

Bien, ya tenía decidido mi rumbo y había acortado las posibilidades de camino.

¿Con qué red de relaciones cuentas para poder vivir en el camino que quieres vivir? Aquí empecé a chequear mis relaciones, en el último año había vuelto a conectarme con aquellas personas del mundo donde quería vivir, algunas cuantas nuevas y maravillosas personas, y otras tantas que ya conocía y quería.

Recordé una frase que aprendí en mi entrenamiento y que siempre traía uno de mis Maestros (Fernando) “Nadie puede mayores resultados que los que sus relaciones les permiten”. Y así empecé a conversar con quienes ya estaban recorriendo el camino en el que yo quería vivir, para escuchar sus experiencias, su aciertos y desaciertos, también sus sugerencias! Empecé a empaparme del camino que yo quería.

Las personas que podían darme la mayor oportunidad para ese camino, afortunadamente estaban en mi red de relaciones, y el vínculos con ellos era amoroso, de validación, de respeto y reconocimiento, solo quedaba un paso…

SUGERENCIA PARA ESTE PASO:

Chequea tu red de relaciones, quienes en tu red pueden estar en ese camino que sueñas, ¿hay algunas personas en tu red de relaciones que puedan facilitar algún aspecto de tu emprendimiento (inversión, marketing, redes sociales, diseño, oportunidades, clientes, proveedores, materia prima, capacitación)?. Si tu respuesta es sí, en hora buena! Estás en la red de relaciones que necesitas para tu sueño! Es raro que digas un rotundo No, siempre hay posibilidades, solo tienes que aprender a verlas.

Si por algún motivo dices No, entonces empieza a crear y diseñar esas relaciones que te están haciendo falta.

Hasta aquì llego en esta entrada, tienes bastante para leer, si ya estás emprendiendo, toma lo que te sirva, y espera mi siguiente blog en el que continuo mi historia emprendedora, con más de mi vivencia y mas sugerencias que te pueden servir. Si te has hecho estas preguntas y no estás pudiendo encontrar las respuestas, un Coach te puede asistir y acompañar en crear tu camino emprendedor. @coach.mariel.pesotto

Hasta pronto!!!

Mariel Pesotto Coach Ontológico Profesional y Speacker Motivacional
Mariel Pesotto

Coach Ontológico Profesional y Speacker Motivacional

Si estás buscando coaching ontológico, contáctame ahora mismo. CLIC AQUI

SIGUEME EN:

 

También te puede interesar...

 

LOS 5 ERRORES QUE NO TIENES QUE COMETER EN TU EMPRENDIMIENTO

Coaching y Emprendedurismo Hoy elegí de hablar de este tema que tanto nos afecta a las emprendedoras, porque […]

LEER MAS

Dime dónde están tus acciones emprendedoras y te diré cómo está tu emprendimiento

Coaching y Planificación La Acción genera ser, y tu emprendimiento es como otro Ser que necesita ser alimentado […]

LEER MAS

TRES APRENDIZAJES

T En este post de mi blog quiero compartirte 3 aprendizajes que adquirí durante 13 años de mi […]

LEER MAS

Mi Camino a Emprender (Parte 1)

Soltar para Crear, Creer para Vivir Muchos de mis estudiantes, mujeres, hombres, emprendedores que asisten a mis capacitaciones […]

LEER MAS

Propósito

Esta primer entrada se llama Propósito, creo que detrás de esta palabra hay un gran sustento del para […]

LEER MAS